Vender empresa

Pasos para vender su empresa

Categories: Tags:
facturas

¿Qué debo hacer si quiero vender mi empresa?

La venta de una empresa es una tarea compleja que implica varias consideraciones. En muchas ocasiones será necesario contratar un intermediario experto en las negociaciones de compraventa de empresas. El beneficio que obtenga de la operación dependerá de la razón de la venta, el momento, la fuerza del negocio y su estructura. Tenga en cuenta estas consideraciones que pueden ayudarle a construir un plan sólido y hacer negociaciones exitosas.

Razones para la venta de mi negocio

¿Por qué ha decidido vender su negocio? Esa es una de las primeras preguntas que un potencial comprador le hará. Entre las razones más comunes se encuentran la jubilación, disputas entre socios, enfermedad o muerte, exceso de trabajo, aburrimiento.

Algunos propietarios consideran la venta de la empresa cuando ya no es rentable, pero esto puede hacer más difícil que compradores se interesen. Sin embargo, hay muchos atributos que pueden hacer que tu negocio parezca más atractivo:

  • El aumento de las ganancias.
  • Cifras de ingresos consistentes.
  • Una sólida base de clientes.
  • Un importante contrato que se mantenga por varios años.

Momento de la venta

Prepárese para la venta lo antes posible, preferiblemente uno o dos años antes de tiempo. La preparación le ayudará a mejorar sus registros financieros, estructura de negocio y la base de clientes para hacer el negocio más rentable.

Valoración del negocio

Determine el valor de su negocio para asegurarse de conseguir un precio adecuado, ni demasiado alto ni demasiado bajo. Busque un tasador experimentado para obtener una valoración. Además, el documento traerá credibilidad al precio de venta y puede servir como un indicador para los potenciales compradorses.

¿Vender por su cuenta o contratar un intermediario?

Si usted mismo se encarga de la venta del negocio, ahorrará dinero y evitará el pago de la comisión a un corredor. Es también la mejor opción cuando la venta es para un familiar de confianza o empleado actual. En otras circunstancias, un corredor puede ayudarle a ganar tiempo para que usted se dedique a mantener el negocio en marcha y así pueda obtener el precio más alto (debido a que el agente querrá maximizar su comisión).

Preparación de los documentos

Reúna sus estados financieros y declaraciones de impuestos remontándose a tres o cuatro años y revíselas con un gestor. Desarrolle también una lista del equipo que se traspasará junto con el negocio. Cree una lista de contactos de proveedores y clientes y desentierre cualquier documento pertinente, como su contrato de arrendamiento actual. Cree copias de estos documentos para distribuir a los posibles compradores.

Encontrar un comprador

La venta de una empresa puede prolongarse entre seis meses y dos años. Encontrar el comprador adecuado puede ser un desafío. Trate de no limitar su publicidad, y así atraerá a más compradores potenciales.

Una vez que tenga los posibles compradores, mantener el proceso en movimiento a lo largo de:

  • Consigue unos dos o tres compradores potenciales por si acaso el acuerdo inicial se tambalea.
  • Manténgase en contacto con todos los compradores potenciales.
  • Deje algo de espacio para negociar, pero manténgase firme en el precio que ha considerado previamente.
  • Todos los acuerdos por escrito. Los compradores potenciales deben firmar un acuerdo de confidencialidad para proteger su información.

Manejo de los beneficios

Tómese su tiempo, por lo menos unos meses, antes de gastar los beneficios de la venta. Hable con un profesional financiero para determinar la forma en que desea invertir el dinero y centrarse en los beneficios a largo plazo, tales como salir de la deuda y el ahorro para la jubilación.

Consejos para maximizar la venta de tu empresa

Categories: Tags:
comprar-empresa

Saca todo el provecho al vender tu empresa

Si estás valorando seriamente una estrategia para vender tu empresa y vas a hacerlo por ti mismo, sin contar con un gestor que haga de intermediario, aquí te dejamos unos consejos para que te prepares para la venta.

Pon tus libros en orden

Los estados financieros son el mejor indicador de la evolución futura de un negocio. Los compradores que evalúan tu empresa requerirán, por lo general, al menos tres años de información financiera. Los estados de cuenta más formales ofrecerán una mejor impresión de que va a hacer y más fácil que un comprador se haga a la idea de cuál es la situación actual de la empresa y qué puede esperar de ella. Tener un plan de negocios para acompañar a la situación financiera aumentará tu credibilidad con los compradores potenciales.

Haz crecer tu negocio antes de venderlo

Siempre es más fácil vender una empresa cuyas ventas están creciendo que una donde la tendencia es a la baja. Los compradores generalmente quieren invertir en empresas que les proporcionen un buen retorno, por lo que están dispuestos a pagar más por un negocio que tenga perspectiva de futuro. Si el éxito futuro de la compañía parece estar amenazado (la entrada de un competidor fuerte en el mercado, tecnología desactualizada, etc.), el valor de la empresa se verá afectado.

Evalua el impacto de factores externos

El entorno en el que una empresa opera también puede afectar a su valoración y comercialización. Una recesión económica global puede provocar el endurecimiento una reducción en los intereses de adquisición. De la misma manera, una caída dentro de una industria específica o región geográfica también puede provocar una disminución del apetito de adquisiciones de empresas privadas en esas áreas.

Valora tu negocio

Hay una gran cantidad de datos disponibles sobre la industria que pueden ser utilizados para estimar el valor de un negocio. Y esos datos, que son más o menos generales para todos los negocios que pertenecen a un mercado, hay que relacionarlos con el valor de los activos intangibles de tu negocio: personas, conocimiento, posición en el mercado, etc. Que los clientes sostengan que tu empresa tiene una buena reputación es un ingrediente clave en el éxito de muchas empresas. Una marca fuerte y una base de clientes leales pueden ser activos que hagan aumentar el precio de la empresa. Otros activos intangibles distintos incluyen los derechos de autor o marcas que permiten a una empresa vender sus productos a un precio mayor o en mayor cantidad que su competencia.

Conoce a tu comprador

Los inversores privados constituyen un enorme segmento del mercado. Buscan empresas que puedan comprar, sobre todo aquellas que se encuentren en una buena situación o que requieran procesos de reestructuración empresarial pero cuyo futuro sea más o menos previsible de mejorar. Necesitas estudiar por qué el comprador quiere tu empresa y cuáles son sus experiencias y conocimientos.

Plan de sucesión en la gestión

Si eres absolutamente vital para el negocio, deberás hacer esfuerzos para delegar gradualmente las responsabilidades clave (principalmente aquellas relacionadas con las relaciones con clientes y otras tareas de generación de ingresos) a varios miembros del equipo directivo. La principal preocupación de un comprador es que la empresa pueda operar con éxito en la ausencia del ejecutivo actual.

Pon tus cosas en orden

Organiza tus documentos legales, revisa tus documentos de constitución, permisos, contratos de licencia y arrendamientos. Asegúrate de tenerlos fácilmente disponibles, actualizados y en orden. La primera impresión es la que cuenta, haz que sea buena. Asegúrate de que cuando un posible comprador te visite, vea una operación ordenada en lugar de una caótica. Y nunca dejes que disminuya el rendimiento de tu negocio porque tú estás demasiado centrado en la venta. Esto solo le dará a los negociadores un poder adicional para bajar sus ofertas.

¿Quiere vender su empresa?

Categories: Tags:
vender-empresa

La mejor manera de vender tu empresa

Hay muchas razones por las que un empresario empieza a pensar “quiero vender mi empresa”. Hay quienes crean un negocio con la idea de venderlo al cabo de unos años para sacar rentabilidad, otros venden porque ha llegado el momento de la jubilación o simplemente porque ya no quieres seguir al frente o pretenden dedicarse a otra cosa. Sea cual sea la razón, llega el momento de vender su empresa y de sacar por ella el máximo beneficio posible.

¿Cuándo puedo vender mi empresa?

Lo primero que debe hacer es valorar cuál es el momento idóneo para vender su negocio. No es lo mismo vender una startup que tiene todo el futuro por delante, un futuro incierto que puede ser visto como algo favorable por determinados inversores, o una empresa consolidada, donde los posibles compradores conocen su trayectoria y sus cuentas. Tampoco es lo mismo vender por motivos personales que vender porque ya no es posible hacer frente a las deudas. En este último caso, lo único que se intentará es recuperar parte de la inversión que se realizó al inicio. El momento más adecuado para vender la empresa es cuando aún está creciendo y tiene buenas perspectivas de futuro.

Análisis empresarial

Una vez que se ha detectado el momento idóneo para la venta y se ha tomado la decisión de vender, comienza un proceso complejo que se inicia con un diagnóstico integral de la empresa que se pretende poner a la venta. Es fundamental que lo revise todo: cuenta de resultados actual e histórica, plantilla, recursos disponibles, clientes, proveedores, deudas, etc. De esta manera podrá sanear todo lo que considere para presentarse a los compradores con sus mejores galas y podrá identificar sus puntos fuertes y débiles.

Valoración de tu empresa

Una vez realizado este proceso de investigación y saneamiento, es precio establecer un precio aproximado que variará en función de las negociaciones. Hay unos factores que harán incrementar su precio y otros que tenderán a disminuirlo. Tener una cartera de clientes diversa, es decir, un solo cliente que no supone más del 10% de las ventas, productos o marcas propias con patente de su propiedad, pocos competidores, diversidad de productos, su empresa se encuentra dentro de un mercado en expansión, no tiene cuestiones legales pendientes, son cuestiones valoradas muy positivamente por cualquier inversor.

Sin embargo, la escasa diferenciación con los productos o servicios de la competencia, personal demasiado importante que si deja la empresa puede comprometer su futuro, competidores demasiado fuertes, un solo producto para vender, inventarios obsoletos y deudas de clientes difíciles de cobrar, determinarán el precio de su compañía a la baja.

Cómo buscar un inversor privado

Puede mejorar muchas de estas cuestiones antes de lanzarse a buscar inversores, pero una buena estrategia es comenzar las negociaciones poniendo sobre la mesa los aspectos negativos que tiene su empresa para luego elogiar las muchas cualidades que presenta. De esta forma, comienza siendo honesto y las negociaciones irán por un camino mucho más cordial y con menos tensión.

En Credibero invertimos en empresas de forma total o parcial siempre con el objetivo de maximizar su valor. Si cree que le podemos ayudar, póngase en contacto con nosotros, le haremos una oferta y usted podrá tomar la decisión que crea conveniente sin ningún compromiso. Somos tu inversor privado.

Razones para vender su empresa

Categories: Tags:
vender-empresa

Motivos para vender tu empresa

Una de las decisiones más difíciles que debe tomar un empresario es la venta de su empresa. Una persona que ha iniciado una empresa no solo se basa por criterios económicos sino también tiene en cuenta aspectos más emocionales como el legado del fundador, todos los años de trabajo invertidos y el sacrificio de las personas que se han dedicado al negocia, la continuidad de la empresa y otras cuestiones emocionales.

Lo primero que debe analizar si se le ha pasado por la cabeza vender su empresa son las razones por las que no debe vender. Razones de tipo coyunturales como una mala época de venta, bajadas en el ingresos, amenazas de la competencia, falta de personal, etc., ya que pueden arreglarse con una mejora en la gestión empresarial.

El motivo ideal para optar por la venta de su empresa sería el interés de un inversor y/o empresa en comprar su negocio. Aunque aquí es muy importante que se investiguen bien todas las características del comprador, qué motivos tiene para querer comprar su empresa, solvencia moral y económica, etc. Es una frase muy recurrente aquella que dice “cuando te compren bien, vende”; ya que implica el reconocimiento por terceros del valor de una empresa, su modelo de negocio, su madurez y su potencial de crecimiento.

Si esta es la razón que tiene usted para vender, le recomendamos que lo haga siempre en la madurez de su empresa. La madurez es aquel momento en el que se han alcanzado las metas establecidas para el negocio y está consolidado en el mercado. De esta forma logrará conseguir la máxima rentabilidad para su inversión.

Existen además otras razones que pueden llevarle a querer vender su empresa:

  • La obsolescencia tecnológica y/o la falta de competitividad. Esto puede ser debido a la falta de capital para hacer frente a los cambios que se necesitan para que su empresa volviera a ser competitiva. Esta puede ser una buena etapa para vender y recuperar lo invertido sin grandes aspiraciones.
  • Motivos personales y familiares. Puede ser que un empresario decida abandonar la empresa a la que se ha dedicado toda su vida porque ya ha llegado a la edad de jubilación o enfrenta problemas de salud y no tiene familiares directos que puedan hacerse cargo.
  • Crecimiento de las demandas de la empresa. Conforme crece la empresa, también crecen sus necesidades. Demanda mayores capacidades y cualificaciones, más recursos económicos y humanos, etc. Si se trata de una empresa unipersonal o familiar es posible que se prefiera vender a alguien con más capacidades de gestión empresarial.

Una vez tomada la decisión de vender le recomendamos actuar con precaución e investigar cuáles serían los pasos a seguir para una óptima venta.