abril 2015

Razones para vender su empresa

Categories: Tags:
vender-empresa

Motivos para vender tu empresa

Una de las decisiones más difíciles que debe tomar un empresario es la venta de su empresa. Una persona que ha iniciado una empresa no solo se basa por criterios económicos sino también tiene en cuenta aspectos más emocionales como el legado del fundador, todos los años de trabajo invertidos y el sacrificio de las personas que se han dedicado al negocia, la continuidad de la empresa y otras cuestiones emocionales.

Lo primero que debe analizar si se le ha pasado por la cabeza vender su empresa son las razones por las que no debe vender. Razones de tipo coyunturales como una mala época de venta, bajadas en el ingresos, amenazas de la competencia, falta de personal, etc., ya que pueden arreglarse con una mejora en la gestión empresarial.

El motivo ideal para optar por la venta de su empresa sería el interés de un inversor y/o empresa en comprar su negocio. Aunque aquí es muy importante que se investiguen bien todas las características del comprador, qué motivos tiene para querer comprar su empresa, solvencia moral y económica, etc. Es una frase muy recurrente aquella que dice “cuando te compren bien, vende”; ya que implica el reconocimiento por terceros del valor de una empresa, su modelo de negocio, su madurez y su potencial de crecimiento.

Si esta es la razón que tiene usted para vender, le recomendamos que lo haga siempre en la madurez de su empresa. La madurez es aquel momento en el que se han alcanzado las metas establecidas para el negocio y está consolidado en el mercado. De esta forma logrará conseguir la máxima rentabilidad para su inversión.

Existen además otras razones que pueden llevarle a querer vender su empresa:

  • La obsolescencia tecnológica y/o la falta de competitividad. Esto puede ser debido a la falta de capital para hacer frente a los cambios que se necesitan para que su empresa volviera a ser competitiva. Esta puede ser una buena etapa para vender y recuperar lo invertido sin grandes aspiraciones.
  • Motivos personales y familiares. Puede ser que un empresario decida abandonar la empresa a la que se ha dedicado toda su vida porque ya ha llegado a la edad de jubilación o enfrenta problemas de salud y no tiene familiares directos que puedan hacerse cargo.
  • Crecimiento de las demandas de la empresa. Conforme crece la empresa, también crecen sus necesidades. Demanda mayores capacidades y cualificaciones, más recursos económicos y humanos, etc. Si se trata de una empresa unipersonal o familiar es posible que se prefiera vender a alguien con más capacidades de gestión empresarial.

Una vez tomada la decisión de vender le recomendamos actuar con precaución e investigar cuáles serían los pasos a seguir para una óptima venta.