dinero modos inversion privada - credibero

Cómo recibir inversión privada

¿Quieres montar tu propio negocio y no sabes cómo financiarte? Tranquilo, en el contexto en el que vivimos no es una tarea nada fácil y es normal que no sepas por dónde tirar. Pero existen diferentes opciones y hay que saber cuál es la mejor elección. Es por ello que hoy os recomendamos algunas herramientas o posibilidades de financiación que tenéis a vuestro alcance y que os serán de utilidad, diferentes fuentes de inversión privada.

Pedir un crédito al banco

Seguramente esta sea la primera opción que nos viene a la cabeza al pensar en cómo financiarnos y los datos lo corroboran: más del 80% de las empresas acuden al sistema bancario para obtener financiación. Acudir a nuestro banco de confianza en el caso de que nuestro negocio pertenezca al sector servicios es una opción a tener en cuenta a pesar de las dificultades actuales que existen con este método.

Ayudas públicas

Existen distintas subvenciones que la administración pública pone a disposición de aquellos proyectos empresariales que cumplan ciertos requisitos. Los más beneficiados suelen ser innovadores, tecnológicos, con aspiraciones para internacionalizarse o que aporten ventajas a algunos ámbitos que a la administración le interese impulsar.

Familia y amigos

Recurrir a amigos y familiares es una opción frecuente al iniciar un negocio. Nuestros conocidos pueden proporcionarnos el impulso inicial a nuestra empresa para comenzar su puesta en marcha.

Pactar un adelanto

Si antes de lanzar nuestro producto, tenemos la fortuna de poder contar con un cliente importante, podremos negociar un adelanto para financiar el lanzamiento.
Saber que algunos clientes cuentan con nosotros per nuestra imagen o bien por la confianza y el buen trato que les hemos proporcionado anteriormente es un punto que juega a nuestro favor. No sólo conservamos a buenos clientes si no que éstos se pueden convertir en una fuente de financiación.

Intercambiar servicios

En este intercambio, conocido como bartering, las empresas llegan a acuerdos en los que ambas partes salen ganando. Es cierto que no supone un método directo de financiación directo pero nos supondrá una reducción de costes fijos y, por tanto, nuestra empresa  ahorrará.
El riesgo que implica este pacto es la dependencia que surge entre las dos partes y el peligro de que una de ellas incumpla lo establecido y se generen conflictos.

Incubadoras y aceleradores de startups

incubadora-startup-financiacion-credibero¿Qué es una startup? Una pequeña o mediana empresa de nueva creación, escalable y de carácter tecnológico. Si este es nuestro caso, lo mejor que podemos hacer es acogernos a una incubadora, donde podremos moldear nuestra idea de negocio y convertirla en real, o aceleradora empresarial, donde podremos disponer de financiación externa y se nos adjudicará un mentor que nos orientará a lo largo de nuestro desarrollo profesional.

Empresas de capital riesgo

Si nuestro negocio es escalable y generará beneficios a corto o medio plazo, pueden interesarnos los fondos de capital riesgo. Estas empresas están acostumbradas a arriesgar y perder, a sabiendas de que si una de sus apuestas funciona bien, los beneficios serán grandes. Lo malo de estas empresas es que se preocupan por encima de todo por el beneficio que pueden obtener más que por la propia empresa y esto puede hacer que nos veamos obligados a tomar decisiones que no hubiéramos tomado.

Bussines angels

Una posibilidad parecida a la anterior es la de presentar nuestro negocio a un business angel pero la diferencia es que éste tiene un compromiso social. Son empresarios o inversores que “apadrinan” emprendedores, de modo que se implican en el desarrollo de dichos negocios.

Crowfunding

Este método supone una alternativa a los sistemas de financiación tradicionales y permite que también los pequeños inversores puedan apostar por una empresa. Además, estas plataformas dotan de transparencia y calidad al sistema.

Bootstrapping

¿Qué es el bootstrapping? Hace referencia a empezar algo, en este caso emprender un negocio, sin recursos o con muy pocos. Es decir, emprender tan sólo con aquello que tenemos a nuestro alcance.

Su mayor ventaja es que el riesgo es prácticamente cero ya que no deberemos nada a nadie y en caso de que nuestro negocio no funcione, perderemos poco y podremos volver a intentarlo. A pesar de ser un proceso lento, son muchas personas las que deben apostar por esta opción, que les aportará experiencia y capacidad de trabajo, favoreciendo la calidad de sus productos y servicios.

Credibero, su inversor privado

Desde Credibero dedicamos diferentes recursos para apoyar a los empresarios y facilitar los medios para lograr sus objetivos. Somos la mejor fuente de inversión privada que puedas encontrar.